USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Usuario
Contraseña
    > Formar en habilidades jugando

    Formar en habilidades jugando

    Capital Humano, Sección Los RR.HH al Día, 9 Jul. 2013, Editorial Wolters Kluwer España

    • Ibrahim Jabary

    La cantidad de bibliografía, estudios, informes, estadísticas, artículos y eventos que suscita un determinado tema es siempre proporcional al interés que suscita. Cuando ese interés llega en forma de “boom”, como ha ocurrido con el asunto de la gamificación, podemos sentir que nos ahogamos en un océano de información. Pero ¿qué es la gamificación? ¿A qué se aplica? Y sobre todo: ¿qué ventajas tiene?

    Llamamos “gamificación” a la transformación en juego de algo que no lo es, a la aplicación de la técnica de los juegos a fines diferentes al entretenimiento. Una tendencia que nace por la propia naturaleza de nuestro cerebro, y es que el juego como herramienta de aprendizaje y de motivación ha acompañado al ser humano desde los inicios de su cultura. Desde hace décadas se utilizan mecanismos de gamificación para reforzar la formación técnica en ámbitos como el ejército, la aviación, la cirugía, etc. y en sectores como el educativo, la empresa y el marketing. Ejemplos de ellos son los casos de “Navieros” y “Triskelion”, dos ejercicios de gamificación enfocados en el desarrollo de habilidades directivas y personales como la negociación o la gestión del tiempo.

    La necesidad de explorar nuevos métodos pedagógicos dio lugar a la creación de una nueva generación de herramientas formativas basadas en un nuevo concepto de gamificación: el game-learning o g-learning, que combina las ventajas del e-learning, los simuladores y los videojuegos en un único instrumento. Porque cuando entran en juego los rasgos de carácter del individuo y la capacidad para interactuar con otras personas, el escenario que se ha demostrado más recomendable es el de la experiencia sin riesgos. Eso es, precisamente, lo que permiten los serious games: imitar situaciones reales de interacción personal observando en el momento las consecuencias de las decisiones tomadas y recibiendo feedback inmediato sobre su ejecución. Y lo que es más importante: en un periodo de tiempo lo suficientemente extenso como para que los cambios de comportamiento impliquen un cambio de hábitos.

    A estas alturas ya se ha demostrado que aprender mediante el juego facilita la concentración, la comprensión, el pensamiento estratégico y la retención, potenciando la capacidad para planificar, tomar decisiones y resolver problemas. Si además se trata de juegos con historias y argumentos convincentes que permitan al alumno enfrentarse a retos asequibles, conseguir premios y tener el control de sus decisiones, entonces el aprendizaje será divertido, desafiante y gratificante.

    Como explica el Lernovate Centre en su reciente estudio “The Use of Serious games in the Corporate Sector”: “la clave para afrontar el uso de estos juegos en el aprendizaje es su capacidad para involucrar e influir en el comportamiento, con un impacto muy positivo en el compromiso y la motivación, al estar diseñados para proporcionar desafío, control, curiosidad y fantasía”. El mismo estudio explica que “el 20% de las organizaciones encuestadas están usando juegos o simulaciones como parte de su aprendizaje” y cita a expertos que estiman que en 2015 una cuarta parte de todos los procesos de negocio se 'gamificarán’ para formar, atraer, contratar y motivar a sus empleados.

    Como conclusión diremos que la implantación de los serious games está siendo lenta pero firme. Los resultados de su utilización, medibles y monitorizables, son tan indiscutibles que han trazado un camino de no retorno. Sus ventajas han reinventado la experiencia del aprendizaje justo cuando los individuos empezaban a rechazar la formación presencial y el elearning tradicional por considerarlos

    Como conclusión diremos que la implantación de los serious games está siendo lenta pero firme. Los resultados de su utilización, medibles y monitorizables, son tan indiscutibles que han trazado un camino de no retorno. Sus ventajas han reinventado la experiencia del aprendizaje justo cuando los individuos empezaban a rechazar la formación presencial y el elearning tradicional por considerarlos aburridos y tediosos. Los serious games han vuelto a engancharles, a motivarles y a proporcionarles la formación efectiva que empresas y organziaciones requieren en sus plantillas.

    Añadir comentario1Comentarios
    Maria Pérez|16/07/2013 18:21:47
    Interesante... Estoy pensando en realizar Triskelion en mi empresa y he podido comprobar que tienen buenas referencias. Curiosamente llevan en el mercado bastante más tiempo del que lleva de moda este tipo de aprendizaje.Notificar comentario inapropiado
    Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
    Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
    Enviar